E-Mail: info@airsahs.es


BLOG

Tratamiento de deshabituación tabáquica

El tabaquismo es una enfermedad crónica y adictiva, que se cobra 50.000 vidas anuales en nuestro país y que, desgraciadamente, en el 80% de los casos comienza antes de los 18 años.

En fumadores mayores de 35 años, cada año en el que se retrase el abandono del consumo de tabaco supone una pérdida estimada de 3 meses de vida. Es la causa aislada más importante de enfermedad y muerte, y lo principal es que es prevenible y, por tanto, nadie debería privarse de los beneficios que se obtienen al dejar de fumar.

tabaco ¿En qué consiste?
¡ÚNICO CENTRO EN LA COMUNIDAD DE MADRID QUE OFRECE VALORACIÓN Y SEGUIMIENTO DURANTE TODO EL PROCESO POR NEUMOLOGÍA, CARDIOLOGÍA Y PSICOLOGÍA (ESTA ÚLTIMA DE FORMA INDIVIDUAL) PARA AUMENTAR LA TASA DE ÉXITOS.

¡UNICO CENTRO EN LA COMUNIDAD DE MADRID QUE REFUERZA EL PROCESO DE DESHABITUACIÓN TABÁQUICA CON TALLERES FORMATIVOS CONTINUOS.

¡UNICO CENTRO EN LA COMUNIDAD DE MADRID QUE OFRECE A SUS PACIENTES, IMPORTANTES DESCUENTOS A LA HORA DE ADQUIR EL TRATAMIENTO MÉDICO!


Se trata de una terapia multidisciplinar, guiada por un profesional médico especializado en Neumología y con amplia experiencia en Tabaquismo, adecuadamente capacitado para valorar, diagnosticar, prescribir el tratamiento más apropiado y realizar el seguimiento correcto con el fin de ayudar a todo fumador en el cese de su adicción al tabaco.

Contamos además con el apoyo de una especialista en Psicología, experta en Tabaquismo, que valorará a todo paciente que acuda a nosotros para realizar un serio intento de deshabituación y que contribuirá a incrementar la tasa de éxito aplicando las técnicas psicoterapéuticas más apropiadas.
Asimismo el paciente será valorado por un especialista en Cardiología, quien realizará una valoración del riesgo cardiovascular del fumador, identificando así otras patologías que una vez detectadas y tratadas ayudarán a reducir aún más el riesgo de mortalidad de origen cardiovascular.
Durante el proceso de deshabituación lo más frecuente es que se utilicen terapias, tanto farmacológicas como no farmacológicas, que tratarán de paliar los efectos ocasionados por la interrupción del aporte de nicotina al cerebro, fruto de la inhalación del humo del tabaco. Todo ello irá acompañado de la terapia cognitivoconductual más apropiada en cada caso particular, que vendrá determinado fundamentalmente por el grado de motivación y la fase dentro del proceso de abandono en el que se encuentre cada fumador.

¿Cuál sería la tasa de éxito esperable?
Normalmente la tasa de éxito que consigue un fumador sin tratamiento ni seguimiento médico es menor del 5%. Gracias a su voluntad, a los tratamientos disponibles y al seguimiento médico, las posibilidades de éxito aumentan hasta aproximadamente el 60% de los casos. El 80% de los pacientes que intentan dejar de fumar sin ayuda sufren algún tipo de recaída.

¿Cuánto dura el tratamiento y cómo está estructurado?
La duración estándar de un tratamiento es de tres meses. El seguimiento consta de una serie de visitas que cubren el periodo de un año, dependiendo cada caso.

La visita inicial se realizará en la consulta de Neumología, donde se elaborará una historia clínica y se llevará a cabo una primera valoración de las características del fumador, su grado de motivación y dependencia, con el fin de planificar la forma de tratamiento más adecuada, valorando siempre las indicaciones y contraindicaciones en cada caso particular. Se le darán las prescripciones y la información oportuna y se acordará una fecha para dejar de fumar. Se realiza también una cooximetría, que es una prueba respiratoria que mide la tasa de monóxido de carbono en aire espirado. En esta visita se realizará también una espirometría, que es una prueba que sirve para medir su función respiratoria. Se prescribirá analítica y radiografía de tórax.

Con posterioridad, y en una segunda visita, los pacientes serán vistos en consulta de Psicología y Cardiología, dónde se realizará electrocardiograma..
Las visitas de seguimiento se desarrollarán según este esquema: Transcurrida una semana desde la fecha elegida para dejar de fumar será valorado nuevamente en consulta de Neumología para evaluar el cumplimiento, la respuesta inicial al tratamiento, su tolerancia y la aparición de la sintomatología del síndrome de abstinencia.

A la semana siguiente será valorado de nuevo en consulta de Psicología.

Aproximadamente al mes de haber dejado de fumar será nuevamente visto en la consulta de Neumología y transcurrido otro mes en Neumología o Psicología, según el caso particular.

En todas las consultas se realizará una cooximetría.

Si se considera oportuno se podrán realizar las visitas de refuerzo que se consideren oportunas, que generalmente serán a los 4, 6 y 12 meses. Su objetivo será verificar que el exfumador esté contento con su nueva situación y evitar posibles recaídas.
Durante todo el proceso, en caso necesario se derivará a nuestra experto en nutrición para ayudarle en el control de su peso.